La semana pasada tuve un sueño interesante. Al principio un grupo de nosotros, amigos y gurubhais, estábamos caminando en una calle llena de gente dando vueltas a nuestro alrededor. Luego, frente a nosotros, había una conmoción, y vimos un vehículo de tipo militar retrocediendo hacia nosotros. Con toda la gente rodeándome, no pude salir del camino y fui golpeado por el jeep y arrastrado debajo de este.
La escena luego cambió a algunos meses o años después. Estaba entre un grupo de gente mirando a un muchacho raro, obviamente una persona de la calle sin hogar. Él tenía un pequeño campamento en un área boscosa cerca de una calle,  con una colección de retazos y una pequeña lona para mantener alejados al sol y la lluvia. El muchacho mismo se veía descuidado, con el cabello largo y enmarañado, con barba y ropa andrajosa.
Pero él parecía feliz, y estaba rodeado de aves y animales. Estaba compartiendo la poca comida que tenía y estaba acariciándolos y ayudándolos. Los espectadores estaban sorprendidos y un poco asustados al ver un puma lastimado junto a él, siendo acariciado y calmado. Docenas de aves estaban piando felizmente y posándose no sólo cerca de él, sino también sobre él, obviamente completamente cómodas en su presencia. Finalmente, una serpiente pequeña y tímida se deslizó fuera de un agujero y sobre su regazo queriendo ser acariciada. Los transeúntes estaban ya sea desconcertados por la extraña escena o enojados y burlándose de él, pero él parecía ajeno a ellos y sus críticas.  Él estaba claramente muy contento de estar sentado bajo un árbol con sus amigos animales.
De repente este extraño muchacho recordó quién era y comenzó a reír y reír. Era una de esas risas que sigue y sigue hasta que las lágrimas corren por tu rostro. La risa era dichosa y contagiosa, y todos los espectadores comenzaron a reír también. De repente me di cuenta de que este extraño era yo, y de que recién me había despertado de la amnesia causada por el accidente.
Mientras le relataba este sueño a Devi la mañana siguiente, me sorprendí de descubrir que me quedé mudo de la emoción. Solo entonces me di cuenta de su significado espiritual. Desde la perspectiva de nuestra alma, todos tenemos amnesia espiritual. Todos estamos perdidos y sin hogar, rodeados de unas pocas posesiones andrajosas, y haciendo lo mejor que podemos para sobrevivir.

Paramhansa Yogananda, un gran santo, irradiando su amor por los demás.
También me conmovió recordar a los animales del sueño. Que este sea mi deseo: Si alguna vez en el futuro tengo amnesia — si mi nombre, posesiones, ocupación, y la misma identidad son todos despojados — entonces, como el personaje en mi sueño, que solo quede el amor.
Y cuando despierte de mi amnesia, que haya risa dichosa que conmueva y despierte el gozo en todos.
En gratitud,
Nayaswami Jyotish

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *