Hay una historia poderosa de la vida de Paramhansa Yogananda acerca de la importancia de superar nuestros gustos y aversiones. Ocurrió en una ceremonia especial en la que le dio a una estudiante una rosa roja para que se la pusiera. “Pero no quiero una rosa roja,” protestó ella, “Quiero una rosa.” El Maestro respondió enérgicamente, “Lo que yo te doy, eso es lo que  tomas.”

Parafraseando las palabras del Maestro, Swami Kriyananda nos escribió en 1976 justo después de que el incendio forestal destruyera  todos nuestros hogares en Ananda Village (pulse aquí para ver el enlace en inglés). “Estaba tan emocionado por el espíritu de todos. Es admirable, y ciertamente complace a Dios. Creo que de esto fluirán muchas bendiciones, y de esta difícil experiencia. Yo estaba especialmente triste por ti, Devi, por que se te dio semejante prueba tan cerca del nacimiento de tu bebe. [Nuestra casa fue destruida once días después de que naciera nuestro hijo.] Pero entonces, lo que Dios da, eso es lo que tomamos. Él tiene Su propio programa para nuestro crecimiento espiritual.”

Lo que Dios da, eso tomamos. Vivir con total aceptación de esta verdad nos libera del espiral descendente del interés propio centrado en el ego nacido de nuestros gustos y aversiones. El sabio Patanjali, en sus Yoga Sutras (pulse aquí para ver el enlace en inglés), ofrece esta definición clásica de yoga, o unión: “Yogas chitta vritti nirodha”—Yoga es la neutralización de las ondas de sentimiento.

El ego limitado constantemente nos está diciendo, “Quiero esto, no aquello: esta situación, no aquella; este resultado, no aquel; esta persona, no aquella.” Reaccionar a la vida de acuerdo a nuestros gustos y aversiones nos mantiene atados eternamente al engaño de que las cosas en el mundo material tienen la habilidad de hacernos felices o tristes.

Pero cuando, por medio de la meditación, comenzamos a aquietar estos sentimientos nacidos del ego, nos damos cuenta de lo siguiente: Ahora somos, y siempre hemos sido, parte de una realidad mucho mayor: el gozo incondicionado de Dios. Nuestra consciencia de esto ha sido limitada solo por nuestro encaprichamiento con la limitación.

“Twenty-Nine Palms,” por Nayaswami Jyotish.

Mira al sufrimiento que hay en el mundo alrededor nuestro en este momento, y tal vez en tu vida. En vez de rechazar las dificultades, o de agitar tu puño enojado a un Dios indiferente, trata de ver todo como proveniente de una Madre Divina amorosa, para tu crecimiento espiritual. Cada prueba, si se enfrenta con la actitud correcta, se convierte en una bendición que nos acerca a Dios.

Aquí hay dos sugerencias que pueden ayudarte a superar la tendencia a actuar de acuerdo a tus gustos y aversiones. En primer lugar, cuando se te ofrece la posibilidad de elegir un curso de acción, no te preguntes, “¿Qué quiero yo?” sino más bien, “Dios, ¿Tú qué quieres?” Si tienes el coraje y la honestidad contigo mismo para seguir hasta el final con una perspectiva expandida, te encontrarás tomando decisiones muy distintas, que al final tendrán mejores resultados.

Segundo, cuando surgen situaciones difíciles sobre las que no tienes control, no te lamentes de tu destino, o intentes evitar el problema. Acepta interiormente que la prueba ha venido de Dios, y pregunta, “¿Qué debería aprender de esto? ¿Dónde está la bendición oculta?”

Luego del incendio forestal en Ananda Village, llegué a ver la bendición de perder todo lo que teníamos: darme cuenta de que mi seguridad no venía de las cosas externas, sino de la presencia de Dios en mi vida. De ese entendimiento vinieron una fortaleza y una paz que han permanecido conmigo a través de muchas pruebas a lo largo de los años.

Para citar nuevamente de la carta de Swamiji: “Si nos ponemos sin reservas en manos de Dios, Él nos prueba en forma abundante cuan infalible es Su amor hacia nosotros.”

Con gozo en Dios y el Gurú,

Nayaswami Devi

Juntos hemos recaudado U$S57.916 para el Fondo de Ayuda para el COVID-19 de India. Gracias de parte de todos los que serán ayudados con esta recaudación. Por favor sigue uniéndote a nosotros (pulse aquí para ver el enlace en inglés) todos los días con oraciones para la sanación a las 8:00 am PDT, y 8:00 pm PDT para la ceremonia para la Ascensión Astral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *