Estábamos sentados con dos amigos muy queridos en una casa de retiro a los pies del Himalaya, donde anualmente tomamos un retiro. Uno de ellos me preguntó si aquí sentía un poder especial, y si mis meditaciones fueron más profundas. Le dije que para mí, personalmente, este es uno de los dos lugares más sagrados en la tierra. El otro es el Moksha Mandir (pulse aquí para ver el enlace en inglés) en Ananda Village, donde descansa el cuerpo de Swami Kriyananda. Ambos son lugares dedicados totalmente a la oración y a la meditación, sin otras vibraciones mezcladas. Como resultado, cada uno tiene una pureza especial, y un gran magnetismo espiritual.

Esta es solo una visita corta, dos días exprimidos de un calendario intensamente ocupado. Vinimos a India a ayudar con la formación de un Instituto de Liderazgo y Servicio, basado en los principios espirituales enseñados por Paramhansa Yogananda. A pesar de que nuestras reuniones diarias con un pequeño grupo de consultores resultaron asombrosamente bien, aún así queríamos pedir la guía y la bendición de Dios, nuestros gurús, y Swami Kriyananda.

rainbow appearing in the sky around the sunCiertos sitios, a menudo los lugares de peregrinación, actúan como poderosos amplificadores espirituales, y los devotos van en grandes cantidades a visitarlos, y a disfrutar de su ambiente sagrado. Es especialmente provechoso visitar esos lugares cuando se está enfrentando una misión importante o un momento crítico en la propia vida. Un ejemplo de ello es un episodio que Yogananda relata en su Autobiografía de un Yogui, en el capítulo “El Corazón de una Imagen de Piedra.” Su hermana mayor, Roma, le había pedido que intercediese con su esposo materialista. El Maestro escribió, “Una inspiración me embargó. ‘Mañana’, dije, ‘iré al templo de Dakshineswar. Por favor, ven conmigo y persuade a tu marido de que nos acompañe. Siento que en las vibraciones de ese lugar sagrado la Madre Divina tocará su corazón.’” Y lo tocó.

Vinimos a este retiro esperando que la Madre Divina también tocase nuestros corazones. La casa donde nos estamos alojando está en una zona donde vivieron los Pandavas en tiempos antiguos; aquí Babaji se siente particularmente cercano. En realidad no estábamos esperando ninguna señal externa de bendición, pero es lindo cuando llega por sí sola. Durante el cumpleaños de Swami Kriyananda, muchas veces aparecía un arcoíris en el cielo azul y despejado, en lo que se llama una “gloria.” Sus amigos en Ananda siempre asociaron ese fenómeno con la bendición de Dios sobre él. Ayer, entrada la tarde, en un cielo casi descubierto, apareció un anillo de arcoíris alrededor del sol. Era algo que ninguno de nosotros nunca había visto antes, y sentimos como si Swamiji de alguna manera lo hubiese puesto para nosotros.

Ahora, en esta mañana de nuestro último día aquí, nos fue otorgada otra señal de bendición. Las montañas distantes parecen montar guardia sobre la casa. Nanda Devi es especialmente hermosa, quizás la más sagrada de todas las cumbres del Himalaya. La leyenda dice que no puedes pedir verla, que ella sólo se te revelará si es su deseo. Durante los últimos dos días ella eligió no hacerlo, pero en esta última mañana ella asomó sobre las nubes. Se sintió como si la Madre Divina hubiese escuchado nuestras sinceras oraciones, y quiso asegurarse de de que supiésemos que teníamos Sus bendiciones en este proyecto sagrado.

En gozo,

Nayaswami Jyotish

AnandaEspañol.org

One Comment

  1. Haber si los Españoles tenemos la alegría y la ocasión de que un un viaje a Europa paseis por León o Asturias (ESPAÑA). Namasté,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *