Devi y yo estamos trabajando con un grupo de arquitectos y diseñadores en India, para crear un museo basado en la explicación del Bhagavad Guita, de Paramhansa Yogananda. Este no va a ser un museo tradicional, donde un visitante simplemente observa las exhibiciones u obras de arte y al final se va de la misma forma que cuando entró. Queremos que las personas que vengan al museo tengan una experiencia transformadora, que eduque e inspire y no solo entretenga.

En el proceso para diseñar el museo, tuvimos que pensar en qué tipo de personas vendrían. Hemos identificado tres categorías diferentes de visitantes, las cuales se corresponden a tres formas básicas de ver la vida.

Cada uno de nosotros tiene su propia estrategia para lidiar con las cosas. Y de hecho, cada uno hemos desarrollado más un área que otra. Por ejemplo, podemos manejar nuestras relaciones, digamos, de forma muy diferente de cómo lo hacemos con nuestras finanzas.

Aquí están las tres categorías básicas que identificamos. Trata de ver cuál de ellas te describe mejor, a la hora de cómo trabajas con tus propios desafíos.

El Observador

Este visitante, tiene un enfoque de la vida que es esencialmente pasivo. Los observadores entregan su poder a otros y sienten que las circunstancias, o los demás, son tan fuertes que ellos no pueden hacer mucho al respecto. En otras palabras, no se responsabilizan por sus propias reacciones, ni de la necesidad de hacer un cambio en ellos mismos cuando es necesario.

¿Hay áreas donde te sientes incapaz o culpas a los demás por tus problemas? Entonces necesitas hacerte cargo de tu vida. Aquí hay tres sugerencias que puedes hacer para mejorar:

• Acepta la responsabilidad de tu propia conducta.
• Date cuenta de que, para cambiar tus circunstancias, debes cambiarte a ti mismo.
• Sé constante. Si fallas en algo, levántate y comienza de nuevo.

El Enérgico

Estas personas están dispuestas a poner energía para mejorar sus vidas y ya saben que pueden mejorar sus condiciones, si trabajan duro. Probablemente han tenido algo de éxito en el mundo, pero todavía no están satisfechos.

Aquí hay tres cosas que ayudarán:

• Date cuenta de que puedes ser feliz ahora mismo, ya que tu felicidad no depende de las circunstancias, sino de cómo tú te reaccionas con ellas.
• Mantén tu mente llena de pensamientos positivos, en vez de dejar que “las preocupaciones te griten,” como dijo Yogananda. Usa afirmaciones y el canto silencioso para influir tus pensamientos.
• Sé amable, comprensivo y servicial. Cuando piensas en los demás, te olvidarás de ti mismo.

El Aspirante Espiritual

Estas personas están motivadas a buscar soluciones espirituales, sabiendo que su realización está en trascender las limitaciones de este mundo.

Algunas sugerencias para estas personas son:

• Desarrollar más fe en Dios y los Gurús y ver a Dios como el verdadero hacedor en todas las cosas.
• Esforzarse por tener meditaciones más largas, más profundas, dadas por el Gurú.
• Llena tu corazón de amor a Dios y a los Gurús. No dejes lugar para los anhelos mundanos.

Swami Kriyananda usaba la analogía de que la vida es como un charco de barro. Cuando uno se encuentra atrapado en el fango, cada grupo tiene una forma diferente para encontrar una solución:

  • La persona pasiva, se siente desesperadamente atrapada en medio del charco.
  • La persona activa, trabaja duro para hacer su charco lo más lindo posible.
  • El aspirante espiritual, no está tan interesado en arreglar el charco, sino en salir completamente de él.

Todos somos hijos de Dios, y, en la escuela de la vida, estamos aprendiendo las lecciones que son apropiadas para nosotros y para darnos cuenta de que el amor de Dios está siempre con nosotros. Él no nos juzgará, pero sí puede darnos un empujoncito para salir adelante.

En amista divina,

Nayaswami Jyotish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *