“Ten un poco de fe” es una expresión usada a menudo a la ligera, tal vez por aquellos que están tratando de demostrarte su valía. Pero, de hecho, la verdadera fe es la base tanto del éxito espiritual como de la habilidad para resistir las tormentas y las pruebas de la vida.

¿Cuántas veces nos desesperamos cuando encontramos dificultades? A menudo nos enfrentamos a una elección: preocupación y ansiedad, por un lado, o aceptación y fe por el otro. La fe es especialmente importante cuando enfrentamos situaciones—como una pandemia o un conflicto político—sobre las que no tenemos control.

Hay un pasaje fascinante en Autobiografía de un Yogui: “[Bababji] está en comunión constante con Cristo; juntos envían sus vibraciones de redención y han diseñado la técnica de salvación espiritual para esta era. La tarea de estos dos maestros plenamente iluminados—uno con el cuerpo y otro sin él—es inspirar a las naciones a abandonar las guerras suicidas, los odios raciales, los sectarismos religiosos y los contraproducentes males del materialismo. Babaji  es plenamente consciente de las tendencias de los tiempos actuales, especialmente de la influencia y complejidad de la civilización occidental y comprende la necesidad de expandir la auto-liberación del yoga tanto en Oriente como en Occidente.”

Este mundo está en manos de Dios y lo de los grandes, y sufrimos innecesariamente cuando lo olvidamos. Una vez, cuando Swami Kriyananda se estaba preparando para dejar India, uno de los líderes le preguntó, “¿Cómo podemos seguir sin ti?” Su respuesta fue tanto profunda como reconfortante, algo que todos podemos tener en mente: “Recuerden, este trabajo no es de ustedes. No es mío. Es el trabajo de Babaji y el Maestro.”

Una vez, algunos discípulos le rogaron a Anandamayee Ma que hiciese algo para aliviar la confusión y el sufrimiento causado por la división que siguió a la independencia de India. Luego de un largo período de meditación, Ma dijo simplemente, “¿No creen que Aquel que creó este mundo sabe cómo manejarlo?”

Patanjali dijo que la fe es el camino principal hacia la Autorrealización del Ser. Swami Kriyananda explica además que “fe significa mucha más que la creencia… Creer en el sendero espiritual es importante, ya que sin ella uno ni siquiera puede seguir el sendero. Sin embargo, la fe depende de los resultados; cuanto mayor sean los resultados, mayor es la fe. Como el éxito en cualquier esfuerzo científico exige también devoción a la meta, entonces, cuanto mayor sea la fe, mayor será también la devoción (en este caso, a la meta de la unidad con Dios).”

¿Cómo desarrollamos la fe? Aquí hay tres cosas que ayudarán:

1) Acepta que tomará tiempo y esfuerzo para que tu creencia madure y se convierta en el tipo de resultados exitosos que producen fe. Todos somos trabajos en progreso.

2) Incluye a Dios y los Gurúes en este esfuerzo. Pide al Maestro y a la Madre Divina que fortalezcan tu fe, y sumarás su poder ilimitado al tuyo.

3) Ofrece todos tus problemas y ansiedades, tus esperanzas y sueños, a los pies de la Madre Divina. Haz esto especialmente hacia el fin de tu meditación. Siente que no eres una entidad separada, sino solo una gota en el océano de todo lo que es.

Pide al Maestro y a la Madre Divina que fortalezcan tu fe, y sumarás su poder ilimitado al tuyo.

Un estudio psicológico reciente concluyó que existe una única manera que es la mejor para detener la ansiedad en seco. Sugiere que, siempre que la mente comience a preocuparse, uno debería repetir una simple palabra clave o frase corta, como un mantra. Algo como “relájate” o “mantén la calma.” Sugiero que agreguemos otra a la lista: “Ten un poco de fe.”

En la Divinidad,

Nayaswami Jyotish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.