Este blog está destinado a ser lo que el Maestro dijo que debería ser la vida: “entretenida y educativa.” Está hecho de forma ligera acerca de un tema serio, pero a veces las cosas son demasiado serias como para ser abordadas con seriedad. Por eso, aquí hay una historia del viaje de un joven que Swami Kriyananda pudo haber llamado “el devoto que somos todos.” En aras de la brevedad, lo llamaremos simplemente “Buscador.” Espero que lo disfruten.

En la comisaría:

Buscador: “Quiero denunciar un robo de identidad.”

Oficial de policía: “Estamos teniendo muchas denuncias de esas estos días. ¿Qué se llevaron? ¿El número de seguro social? ¿La licencia de conducir? ¿Tarjetas de crédito?”

Buscador: “De hecho, es más sutil que eso. No me falta nada que pueda ser reemplazado. Creo que alguien ha tomado el recuerdo de mi identidad, de quién soy realmente. Creo que deben haber usado alguna clase de droga o hipnosis.”

Oficial: “No podemos ayudar a menos que haya algo de evidencia física. Confidencialmente, algunos de los muchachos aquí tenemos esos mismos pensamientos de vez en cuando. Cuando nos sentimos así, probamos con música—buena y fuerte, o viendo una serie de televisión en exceso, incluso navegando en internet—cualquier cosa para distraernos.”

Buscador: “No creo que eso me vaya a ayudar.”

Oficial: (Susurrando mientras lo campaña a la puerta) “Escuche, mi esposa va a esta psiquiatra. Esta es su tarjeta.”

En la clínica:

Psiquiatra: “¿Cómo puedo ayudarlo?”

Buscador: “(Explica la situación) “No puedo identificarlo bien, pero algunas veces tengo la sensación de que soy otra persona.”

Psiquiatra: “¿Quién?”

Buscador: (Susurrando) “Un hijo de Dios.”

Psiquiatra: “Si crees que eres el Hijo de Dios, eso es lo que llamamos ‘delirio de grandeza.’ No es fácil de tratar.”

Buscador: “No el hijo de Dios. Un hijo de Dios.”

Psiquiatra: “He tenido otros con este problema, pero nunca he tenido éxito trabajando con ellos. Pudo darte algo para la ansiedad, pero no tratará el problema subyacente. Mi esposo tiene los mismos problemas y parece recibir un poco de ayuda de un maestro espiritual. Esta es su tarjeta.”

En el ashram:

Maestro espiritual: “¿Cómo puedo ayudarte?”

Buscador: Explica sus sensaciones.

Maestro spiritual: “Creo que puedo ayudarte, y tengo algunas técnicas que realmente funcionan, especialmente la meditación. Pero tomará tiempo, esfuerzo y dedicación. ¿Estás dispuesto?”

Buscador: “Sí, estoy desesperado. Haré lo que sea.”

Maestro espiritual: “Para comenzar, te voy a pedir que mires este globo. Tu trabajo consiste en ver una estrella blanca plateada en el centro. Algunos sabios han dicho que esta es la verdadera Estrella de Belén que guio a los tres reyes magos al Niño Cristo, o Hijo de Dios.”

“Rey del infinito,” de Nayaswami Jyotish.

Buscador: (Luego de unos minutos de mirar al globo) “La superficie esta nublada y alterada. No puedo ver el centro en absoluto.”

Maestro espiritual: “Tu primer problema es que tienes que sentarte quieto. Es tu movimiento el que perturba la luz.”

Buscador: “Ahora está mejor, pero la luz en la superficie se agita.”

Maestro espiritual: “La luz está reaccionando a tu respiración. Solo observa la respiración entrando y saliendo. Eso te ayudará a retirar tu fuerza vital y a enfocar tu mente.”

Buscador: (Unos días más tarde) “Está mejorando. Puedo ver más profundo en el globo, pero ahora veo destellos de luz que antes no había notado.”

Maestro spiritual: “El globo está reaccionando a tus pensamientos inquietos. Tienes que aprender a retirarte de la información sensorial para enfocarte más profundamente.”

Buscador: (Luego de varios meses) “Todavía tengo mucho por hacer, pero tengo algunos periodos en los que puedo ver la estrella. Cuando estoy realmente enfocado, es casi como si me estuviese convirtiendo en la luz. Todavía me queda mucho camino por recorrer para llegar a ese estado que tú llamas “smritti,” pero por lo menos parece que tengo un camino a seguir.”

Un año después en una tienda:

Oficial de policía: “Oye, te recuerdo. ¿Encontraste finalmente alguna solución para el ‘robo de identidad’ por el que viniste?”

Buscador: “Bueno, una cosa llevó a la otra y descubrí qué estaba sucediendo. Me siento un poco tonto por haber acudido a ti. Resulta que simplemente olvide quién soy realmente, por eso estoy trabajando con algunas técnicas de memoria.”

Oficial: (Riendo) “Probablemente podría usar algunas de esas yo mismo, especialmente después de un día difícil, o de una noche larga.”

Buscador: “Bueno, si alguna vez sientes que estás listo, avísame. Mientras tanto, conozco a esta pareja que escribe un interesante blog semanal…”

En amistad divina,

Nayaswami Jyotish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.